Seleccionar página

El equipo que utilizo

 

 

Una de las preguntas más repetidas cuando enseño alguna de mis fotografías es: ¿Para eso tendrás que tener una cámara carísima?, y la verdad nada más lejos de la realidad. Sí es verdad que cuanto más avanzada es una cámara más facilidad o menos limitaciones nos encontramos a la hora de realizar fotografías no solo nocturnas sino también cualquier otra disciplina, pero realmente para hacer fotos en la noche y obtener resultados buenos no es necesario invertir en un equipo supercostoso. 

Si nos referimos a la cámara solo necesitamos que cumpla varios requisitos que hoy por hoy cualquier cámara réflex o mirrorless cumple, el primero de ellos es que podamos controlar sus parámetros de forma manual, es decir tiene que tener modo M o modo Manual, el segundo requisito es que nos permita hacer exposiciones  largas, que nos permita tener el obturador abierto más de 30 segundos por ejemplo, aunque lo ideal es que tenga modo bulb.

Aún recuerdo mi primera réflex digital, una Nikon D80, con la que ya empecé a hacer fotos de paisajes nocturnos e incluso de vías lácteas, actualmente mi equipo ha evolucionado pero esto no quiere decir que aún una cámara de 2006 pueda ser utilizada para este tipo de fotografías. 

Si nos paramos a mirar en el mercado actual, casi cualquier réflex de iniciación sería válida para hacer fotografía nocturna, con más o menos limitaciones pero prácticamente todas sirven y estoy seguro de que dan mejor rendimiento que aquella vieja Nikon D80.

Actualmente mis fotografías las realizo con una Nikon D610, o con una pequeña Fuji X-T2 que me está dando muchas satisfacciones, en cuestión de marcas yo uso Nikon porque simplemente empecé con una de ellas para aprovechar objetivos antiguos de la época analógica pero he probado Fujifilm, Sony y Canon y cualquiera de ellas está capacitada para sacar buenas fotos.

 

Otro elemento tan imprescindible como la cámara es el trípode, teniendo en cuenta que como mínimo vamos a exponer 10 segundos no creo que haya nadie con el pulso tan firme como para conseguir una imagen  nítida a mano. Hay numerosos trípodes en el mercado, hace unos días vi uno por tan solo 40 € en una conocida tienda online que era estupendo.

Actualmente uso un Manfrotto 055CX3, un trípode algo pesado y grande, pero que me da garantías suficientes para saber que mi cámara va a estar segura encima suyo, pues este sí que es el dato más importante que hay que tener en cuenta a la hora de adquirir un trípode,  que sea lo suficientemente seguro para no acabar con la cámara y el objetivo en el suelo. 

A partir de aquí queda reseñar los objetivos, cualquiera vale, sí, hasta el típico objetivo de Kit que suele venir al comprar la cámara. Lo ideal es ir adquiriéndo objetivos de los llamados luminosos con una apertura máxima de por lo menos f2,8 pues estos nos van a permitir utilizar velocidades de obturación más cortas y además suelen ser más nítidos, en casi todas las marcas hay modelos de 35 a 50mm con aperturas de f1.8 bastante económicos que son ideales para este tipo de fotografía.

 Yo actualmente utilizo un antiguo Nikon 14-24 f2,8, un Sigma 24-70 f2,8 y otros como el viejo Nikkor 50mm f1.8 o el sigma 35mm f1,4 etc. 

Otros accesorios que utilizo para por ejemplo iluminar mis escenas son una linterna led, concretamente la Led Lenser P7 para iluminar con luz fría y una linterna de xenon Maglite 3D para hacerlo con una luz cálida. Tambien utilizo un frontal económico del que no me interesa la potencia de su luz si no más bien lo cómodo que me resulte llevarlo.

This site is protected by wp-copyrightpro.com

Pin It on Pinterest